Qué es la OIT

La OIT es el organismo de las Naciones Unidas dedicado a promover la justicia social y los derechos laborales. Se trata del único organismo de Naciones Unidas de naturaleza tripartita: cuenta con representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores en su estructura de gobernanza. Esta estructura tripartita hace de la OIT un foro único en el que los gobiernos y los interlocutores sociales de sus 187 Estados Miembro pueden debatir de forma libre y abierta para estimular el crecimiento del empleo decente a través de empresas sostenibles. Asimismo, les permite promover los derechos en el lugar de trabajo, mejorar la protección social y fortalecer el diálogo social.

La Oficina Internacional del Trabajo es la secretaría permanente de la OIT. Es el punto focal del conjunto de actividades de la OIT, que prepara bajo el escrutinio del Consejo de Administración (CA). El CA es el órgano ejecutivo de la OIT y se reúne tres veces al año (en marzo, junio y octubre/noviembre). Toma decisiones sobre las políticas de la OIT, determina el orden del día de la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT), aprueba el programa y el presupuesto provisionales de la organización para su presentación a la CIT y elige al Director General. 

Los mandantes tripartitos de la OIT se reúnen en la CIT, que se celebra cada año en Ginebra. Cada Estado Miembro está representado por una delegación formada por al menos dos delegados gubernamentales, un delegado de los empleadores y un delegado de los trabajadores, así como sus respectivos asesores. La CIT, que a menudo se denomina parlamento internacional del trabajo, desempeña varias tareas principales. En primer lugar, se encarga de la redacción y aprobación de las nuevas Normas Internacionales del Trabajo (NIT) y la revisión, retirada y derogación de las NIT obsoletas. La CIT también supervisa la aplicación de los Convenios y Recomendaciones a nivel nacional mediante la Comisión de Aplicación de Normas (CAN). Además, la Conferencia constituye un foro en el que se debaten cuestiones sociales y laborales importantes en todo el mundo, como el futuro del trabajo. Asimismo, la CIT puede aprobar resoluciones que proporcionan directrices para las políticas generales de la OIT y para sus actividades futuras. Por último, cada dos años, la CIT aprueba el programa de trabajo y presupuesto bienal de la OIT, que está financiado por los Estados Miembro.

Por qué es la OIT pertinente para las empresas

Las Normas Internacionales del Trabajo, resoluciones, declaraciones, iniciativas, políticas, los programas, los resultados del sistema de control y de los expertos y las reuniones sectoriales de la OIT pueden tener una repercusión directa o indirecta en los debates nacionales y regionales sobre políticas, en los marcos normativos, en las decisiones de gestión diarias y en los futuros proyectos empresariales.

Por ello, es de suma importancia que las empresas, a través de sus organizaciones representativas, desempeñen un papel central para liderar y orientar la labor política y técnica de la OIT e influir en ella. El objetivo de este papel es conseguir que las necesidades y prioridades de empresas de todos los tamaños y con actividades en diferentes ubicaciones geográficas, sectores económicos y marcos, se vean plenamente reflejadas en la labor técnica y política de la OIT.

Cuál es la postura de la OIE sobre la OIT

La OIE considera que la OIT debe brindar asistencia práctica a sus mandantes tripartitos para que afronten los enormes desafíos y oportunidades del mundo del trabajo. Opina que la OIT debe ser una organización centrada en conseguir sus objetivos y capaz de adaptarse a realidades cambiantes, que a la vez promueva opciones políticas complejas y esté preparada para cuestionarse a sí misma.

La OIE cree que la OIT necesita, sin demora:

  • un enfoque equilibrado en su labor técnica y política, teniendo en cuenta las necesidades y oportunidades de las empresas sostenibles para la creación de oportunidades de empleo en el nuevo mundo del trabajo;
  • estudios de investigación, datos y análisis rigurosos en colaboración con otras organizaciones internacionales y socios pertinentes;
  • un pensamiento innovador, para atraer un cambio real que influya en el diseño de políticas, instituciones y normativas eficaces, equilibradas y preparadas para el futuro. 

Cómo influye la labor de la OIE en la OIT para la promoción de la agenda empresarial

La OIE goza de estatuto consultivo ante las Naciones Unidas y la OIT. Desde su creación, la OIE ha actuado como la Secretaría para el Grupo de los Empleadores en todos los organismos tripartitos de la OIT. La OIE brinda apoyo político y técnico al Grupo de los Empleadores en las estructuras de gobernanza y en las reuniones de la OIT, como la CIT, el Consejo de Administración (CA), las reuniones tripartitas técnicas, sectoriales y de expertos, y las reuniones a nivel regional y nacional. Además, la OIE participa de manera activa en las distintas reuniones de los organismos de control de la OIT. Asimismo, ha presentado quejas y reclamaciones contra ciertos gobiernos por violaciones de Convenios ratificados, con el objetivo de lograr el cumplimiento de los derechos de organizaciones de empleadores nacionales. Es sus relaciones con la OIT, las organizaciones miembro de la OIE designan a representantes de los empleadores para participar en todos los debates de la OIT y, en particular, en el CA y en la CIT. La OIE trabaja en estrecha colaboración con la Oficina de Actividades para los Empleadores de la OIT (ACT/EMP), una unidad especializada dentro de la Oficina de la OIT.