Las aptitudes interpersonales facilitarán o arruinarán su carrera profesional

Contacto(s)

Akustina Morni

Consejera
morni@ioe-emp.com
+41 (0) 22 929 00 08

En el Día Mundial de las Habilidades de la Juventud, la Consejera de la OIE, Akustina Morni, plantea que las aptitudes interpersonales infravaloradas serán la base de una carrera exitosa en la próxima generación de puestos de trabajo.

Peggy Klaus, autora de The Hard Truth about Soft Skills, tiene razón: las aptitudes interpersonales reciben muy poco reconocimiento.

Desde la Organización Internacional del Trabajo hasta el Fondo Monetario Internacional, entre otros, se han emprendido numerosos estudios sobre el Futuro del Trabajo y su repercusión en el trabajo, el empleo y la sociedad. Muy a menudo, su enfoque se centra en la manera en que el perfeccionamiento y la readaptación de las competencias profesionales, así como el aprendizaje permanente, pueden mitigar los efectos negativos y los desafíos que plantea el futuro del trabajo. Sin embargo, la creciente importancia de las aptitudes interpersonales no aparece reflejada en dichas evaluaciones.

¿Qué son las aptitudes interpersonales? ¿En qué se diferencian de las competencias técnicas? Las referencias a este tipo de habilidades varían. Algunos se refieren a ellas como competencias fundamentales, técnicas o competencias humanas, entre muchas otras. ¿Causa esto confusión? Sin duda. Pese a las diferentes terminologías empleadas, refirámonos a ellas como aptitudes interpersonales y competencias técnicas.

Las primeras referencias a las aptitudes interpersonales se remontan a los años 70, con una definición del ejército de los Estados Unidos en la que se consideraba que un soldado necesitaría competencias técnicas para interpretar un mapa y aptitudes interpersonales para tomar una decisión tras interpretarlo. Por ello, tanto las competencias técnicas como las aptitudes interpersonales son necesarias para ejecutar una tarea o labor de forma eficaz.

Las aptitudes interpersonales, como el pensamiento crítico, la comunicación y la capacidad de resolución de problemas complejos, están infravaloradas. De acuerdo con la información de la red profesional LinkedIn, existen al menos 50 000 competencias profesionales en el mundo. De todas ellas, las cinco más buscadas por las empresas en 2019 son:

  • Creatividad
  • Persuasión
  • Colaboración
  • Capacidad de adaptación
  • Gestión del tiempo

...en este orden.

Resulta interesante comprobar que las competencias exigidas por los empleadores no siempre son las mismas. Las aptitudes interpersonales evolucionan constantemente, como se demuestra en el siguiente gráfico, en el que se comparan las competencias requeridas en 1972 y las que el Foro Económico Mundial prevé para 2020:

La Organización Internacional de Empleadores y la Organización Internacional del Trabajo han publicado recientemente un estudio conjunto en el que encuestaron a 500 empresas de todo el mundo sobre el futuro de las competencias. Descubrimos que los empleadores están buscando unas competencias bastante distintas en las nuevas contrataciones en comparación con aquellas de hace tres años: 70% (Brasil), 66% (India) y 65% (Alemania) y 61% (EE. UU.).

¿Por qué debemos prestar atención a las aptitudes interpersonales?

Según el informe del Banco Mundial, las máquinas reemplazan a los trabajadores con más facilidad cuando hablamos de tareas rutinarias codificables. Si en teoría esto es cierto, entonces las aptitudes interpersonales son un medio de «protección» de los trabajadores contra la pérdida de puestos de trabajo. ¿Por qué? Porque las máquinas aún no son capaces de codificar competencias complejas, humanas e interpersonales.

Esa no es la única razón por la que deberíamos preocuparnos por las aptitudes interpersonales. Dos de cada tres niños que actualmente cursan primaria desempeñarán en el futuro nuevos tipos de trabajos que hoy no existen. Tiene más sentido, desde un punto de vista estratégico, preparar a las generaciones futuras con unas aptitudes interpersonales sólidas, ya que es imposible predecir, ahora o en cualquier momento, el tipo de competencias técnicas que serán necesarias en el futuro inmediato o a largo plazo.

Asimismo, deberíamos preocuparnos por el crecimiento de la brecha de competencias. El estudio OIE/OIT descubrió que las empresas tienen cada vez es más dificultades para contratar a personas con las competencias necesarias: el 63% de las empresas de Malasia; el 60% en el caso de Bolivia; el 50% de las empresas de Sudáfrica y el 47% de China.

La falta de competencias pertinentes para el mundo del trabajo ya está creando problemas de contratación incluso en puestos para los que se requiere poca experiencia (el 40% de los empleadores señalaron la escasez de competencias como la principal razón). No necesitamos más datos para convencernos de que se trata de un problema de gran magnitud. Este problema nos afecta a todos. Empleadores. Trabajadores. Gobiernos. Por lo tanto, deberíamos preocuparnos por desarrollar y reforzar las aptitudes interpersonales.

En la segunda parte de mi blog, explico cómo podemos continuar avanzando en esta cuestión.