El grupo de los Empleadores de la OIT está comprometido a abordar el comportamiento inaceptable que representa la violencia y el acoso en el trabajo

Contacto(s)

Matias Espinosa

Consejero
espinosa@ioe-emp.com
+ 41 (0) 22 929 00 17

Jean Milligan

Directora de comunicaciones
milligan@ioe-emp.com
+41 (0)22 929 0007

A tan solo unas semanas de que la 108.ª Conferencia Internacional del Trabajo decida sobre los instrumentos propuestos por la OIT en relación con la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, el grupo de los Empleadores desea dejar clara su perspectiva.

Los Empleadores han expresado de manera reiterada y unánime su sólido compromiso para abordar con eficacia el comportamiento inaceptable que representa la violencia y el acoso en el trabajo. En el siglo XXI, la violencia y el acoso deben erradicarse del mundo del trabajo. Para que esto suceda, es fundamental que la OIT elabore normas internacionales que puedan ratificarse y aplicarse ampliamente en la legislación y la práctica nacionales, en tantos países como sea posible. Estas leyes deben ser razonables, estar orientadas al cambio de comportamiento, reforzar las medidas de prevención y ofrecer reparación a las víctimas de violencia y acoso.

No obstante, el grupo de los Empleadores expresa sus cuatro objeciones fundamentales al texto propuesto por la OIT sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el trabajo.

De forma incomprensible, la Oficina de la OIT continúa rechazando la inclusión en el texto de definiciones independientes para la violencia y el acoso. Esto contradice la práctica que siguen casi todas las normativas y los acuerdos existentes a nivel nacional y regional en este campo.

Para ser eficaces, las normativas y las prácticas deben tratar las diferentes violaciones con los esfuerzos de prevención y las respuestas jurídicas apropiadas. El proyecto de propuesta combina los dos conceptos en una definición única y ambigua, que se refiere a un «conjunto de comportamientos inaceptables». Esta falta de precisión al definir el significado de acoso y violencia podría dar lugar a unas medidas preventivas demasiado amplias, así como a acciones punitivas ineficaces y contraproducentes.

En segundo lugar, el actual texto provisional del Convenio es excesivamente ambiguo en lo referente a las responsabilidades de los empleadores. Resulta muy difícil para un empleador conocer dónde empiezan y acaban sus responsabilidades, ya sea en una pyme o en una gran empresa. Habida cuenta del amplio concepto del mundo del trabajo, los empleadores tendrán que asumir las responsabilidades relacionadas con incidentes que implican a personas que nunca han conocido (personas en búsqueda de empleo), en lugares fuera de su alcance (espacios públicos) y en situaciones más allá de su control (viajes por trabajo). Esto podría tener consecuencias preocupantes, en particular para las pymes.

En tercer lugar, el texto propuesto no prevé ninguna obligación para proteger a los empleadores que son objeto de violencia o acoso. El borrador actual solo incluye a los «trabajadores» y a «otras personas». Sin lugar a duda, todas las personas deben recibir protección, en particular los empleadores, ya que estos también son víctimas de violencia física o amenazas en muchas partes del mundo.

Por último, durante los dos años de negociaciones, el grupo de los Empleadores y muchos Gobiernos han defendido que las personas de la comunidad LGBTI deben incluirse en la lista de grupos vulnerables, ya que a menudo están expuestas a un alto riesgo de violencia o acoso. Lamentablemente, la petición de incluirlas como parte de una lista más amplia ha sido rechazada de manera sistemática con la intención de denegarles dicha protección. Todos los grupos vulnerables, incluida la comunidad LGBTI, merecen una mención específica en el Convenio.

Pese a estos desafíos, los Empleadores creen que las próximas negociaciones representan una nueva oportunidad para elaborar instrumentos eficaces de la OIT. La OIE apoyará plenamente al grupo de los Empleadores para que haga todo lo posible por alcanzar un resultado significativo e influyente. Todos los participantes en las negociaciones deben centrarse en abordar las preocupaciones planteadas a través de un diálogo constructivo.

La importancia de este asunto así lo requiere.