El crecimiento económico debe ser una prioridad para la OIT

Contacto(s)

Roberto Suárez Santos

Secretario General
suarezsantos@ioe-emp.com
+41 (0) 22 929 00 00

Lameck Jaston

Consejero
jaston@ioe-emp.com
+41 (0) 22 929 00 04

Durante la celebración del Centenario de la OIT, que tuvo lugar recientemente en Túnez, el Secretario General de la OIE, Roberto Suárez Santos, insistió en la necesidad de adoptar más medidas para apoyar el crecimiento empresarial.

El pasado 3 de mayo, la Oficina de la OIT de Túnez organizó un evento de alto nivel con motivo del centenario de la Organización. La Unión Tunecina de la Industria, el Comercio y la Artesanía (UTICA) y la OIE fueron invitadas a asistir y participar en esta celebración.

En su discurso, el Secretario General de la OIE alabó la excepcional contribución del Cuarteto de Diálogo Nacional Tunecino, del que la UTICA es miembro fundador, para la estabilización política y la promoción de la democracia en el país. «Permítanme aprovechar esta oportunidad para rendir homenaje al papel desempeñado por el Cuarteto de Diálogo Nacional Tunecino, ganador del Premio Nobel de la Paz en 2015, en la construcción de una democracia plural tras la Revolución de los Jazmines de 2011», declaró Suárez Santos.

El Secretario General comentó a continuación la dirección que, en su opinión, debe tomar la OIT para integrar mejor las preocupaciones de las empresas y los empleadores. Perfiló cinco áreas en las que la OIT podría destinar más esfuerzos: fomentar más un entorno empresarial constructivo, adoptar más medidas para desarrollar y anticipar competencias, afrontar con audacia y convicción el trabajo informal, ser la fuerza motora que promueva una mayor cultura nacional de cumplimiento y una mayor implantación de las normas existentes, y fortalecer más las capacidades de los interlocutores sociales.

Concluyó reiterando que los empleadores se comprometen a trabajar con la OIT y sus mandantes para responder de forma más eficaz a los retos del mundo del trabajo de hoy y de mañana, si bien añadió: «La OIT y sus mandantes también deben confiar en el sector privado, apoyarlo y contribuir a construir un entorno propicio para el desarrollo empresarial».