Los Empleadores se unen contra la violencia y el acoso hacia las personas LGTBI

Contacto(s)

Mthunzi Mdwaba

Vicepresidente de la OIE para la OIT

En el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, los Empleadores deseamos reafirmar nuestra postura, que defiende que la orientación sexual y la identidad de género nunca deben ser motivo de discriminación.

Por: Mthunzi Mdwaba

Vicepresidente de la OIE para la Organización Internacional del Trabajo.

La OIE refuta los esfuerzos que se están invirtiendo para distorsionar nuestra intención o tergiversar nuestros puntos de vista sobre la discriminación de la comunidad LGBTI en las negociaciones del Convenio propuesto por la OIT para acabar con la violencia y el acoso en el trabajo. En el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, los Empleadores deseamos reafirmar nuestra postura, que defiende que la orientación sexual y la identidad de género nunca deben ser motivo de discriminación. Los grupos vulnerables deben estar especialmente protegidos. La violencia y el acoso contra cualquier persona por causa de su orientación sexual o identidad de género no debe tolerarse nunca.

En la negociación de tratados internacionales, la difusión de información errónea puede constituir una estrategia para debilitar el proceso o subestimar el texto del convenio propuesto. Este parece ser el caso de las actuales negociaciones que se están llevando a cabo en el seno de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre un convenio y una recomendación históricos para eliminar la violencia y el acoso en el trabajo.

Durante los dos últimos años, la gobernanza tripartita de la OIT viene negociando de forma intensiva un nuevo convenio complementado por una recomendación con miras a adoptarlos en la 108.ª Conferencia Internacional del Trabajo (CIT), que se celebrará próximamente. La OIT cuenta con una estructura de gobernanza única que reúne a los Trabajadores, los Gobiernos y los Empleadores en eventos como la CIT para establecer las normas internacionales de trabajo acordadas.

El camino hacia la adopción del convenio está tomando giros extremadamente alarmantes. Se está difundiendo información errónea sobre la postura del grupo de los Empleadores en relación con la introducción de una lista de grupos vulnerables que requieren protección adicional. Algunas personas acusan al grupo de los Empleadores y a su Secretaría, la OIE, de actuar con la única intención de incluir exclusivamente a personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) en la lista, excluyendo así a los migrantes, las personas que sufren discriminación por motivos de género, edad, y otros grupos.

Asimismo, corre el rumor de que el grupo de los Empleadores solo lucha por conservar a la comunidad LGBTI en la lista a fin de sabotear el proceso de adopción. En este caso, no se está percibiendo que nuestra postura de mantener a la comunidad LGBTI en la lista se basa en un compromiso por detener la discriminación, sino que se la está considerando como una maniobra política para evitar la adopción del convenio.

El grupo de los Empleadores, junto con la Organización Internacional de Empleadores (OIE), está comprometido a defender y luchar por la igualdad y la no discriminación en el empleo y el trabajo. Todas nuestras contribuciones a las negociaciones se basan en este principio fundamental.

¿Por qué existe dicha difusión de información errónea sobre la postura de los Empleadores? Puede que con la creación de un escándalo con este pretexto se consiga ignorar la verdadera cuestión mientras la indignación se centra en una historia falsa. Existe, sin duda, una intención dañina y maliciosa.

Es cierto que el grupo de los Empleadores modificó su postura durante las negociaciones de este convenio. Lo que no se comprende tan bien es el motivo por el que cambiamos nuestra perspectiva.

En un principio, el grupo de los Empleadores respaldó un texto inclusivo que ofrecía una protección igual a todas las personas, sin mencionar a grupos vulnerables específicos. Consideramos que incluir una lista con grupos específicos representaba un riesgo, ya que podría limitar la protección, dejando fuera a futuras poblaciones vulnerables o ignorando algunas existentes y no mencionadas. Por este motivo, los Empleadores no apoyaron el texto propuesto por la OIT para el convenio, que incluía una lista de grupos vulnerables.

No obstante, el grupo de los Empleadores tuvo que reconsiderar su postura cuando determinados Gobiernos pidieron de manera explícita la supresión de la lista de grupos vulnerables, declarando su intención de denegar a las personas LGBTI una protección equivalente a la del resto. Los Empleadores solicitaron de forma inequívoca que la lista de grupos vulnerables se mantuviera en el texto para garantizar una protección igual para todos los grupos, incluida la comunidad LGBTI.

Como Empleadores, apoyamos firmemente el principio de que todas las personas deben estar protegidas ante la violencia y el acoso, entre ellas las personas LGBTI. Para contar con el respaldo del grupo de los Empleadores, todo instrumento de la OIT sobre violencia y acoso debe basarse en este principio.

Nosotros, la OIE, hemos decidido dejar clara nuestra postura: la discriminación no es más que discriminación.

Refutamos de manera categórica los esfuerzos por distorsionar nuestra postura, a la vez que seguimos trabajando para garantizar que las nuevas normas de la OIT incluyan la protección para todos, incluidas las personas LGBTI.

Si existe la convicción de crear una cultura de inclusión y no discriminación en el mundo, en la que los empleados y los empleadores sean valorados y respetados, entonces debe aceptarse la diversidad, también en el lugar de trabajo.