fr
 
 

Últimas novedades

1

feb

Nuevas direcciones de correo electrónico en la OIE: por favor, actualice su base de datos

   Leer más

23

ene

Consulte el catálogo 2016 de la OIE

   Leer más

19

ene

Uniendo puntos, el poder de la red: una entrevista con la Secretaria General

   Leer más

17

ene

La Secretaría de la OIE al 1ero de enero de 2017

   Leer más

Contacto en la OIE

Thannaletchimy Housset

Línea directa: +41 22 929 00 08

 

 

Diversidad

Las empresas de todo el mundo se enfrentan al desafío de tener que atraer y retener al mejor equipo de trabajadores que sea posible.

Aprovechar de manera efectiva la combinación óptima de experiencia, calificaciones, perspectivas y fortalezas resulta esencial para la competitividad, la productividad y la obtención de beneficios, y es algo que persiguen activamente las empresas de todo el mundo.

Hoy se reconoce cada vez más que:

- La discriminación basada en factores tales como el género, la raza o la discapacidad impide a las empresas disponer de las personas que necesitan para poder ser competitivas y adaptarse a las demandas del mercado.

- La mejor combinación posible de experiencia, calificaciones, perspectivas y fortalezas de los trabajadores procederá de personas debidamente cualificadas de toda la comunidad.

- Al ampliar las oportunidades, la empresa obtiene beneficios operativos y financieros.    

 

Se ha ampliado la atención prestada inicialmente a la legislación de lucha contra la discriminación (fomentada y apoyada por iniciativas internacionales tales como la Convención de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y el Convenio de la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación). Los esfuerzos que se desarrollan actualmente en este ámbito se centran cada vez más en un concepto fundamentalmente distinto y más elaborado.

 

Las empresas están ampliando su enfoque tradicional, que se limitaba al mero cumplimiento de la legislación o a la elaboración de programas concretos para grupos específicos (mujeres, trabajadores con discapacidad, etc.), y han pasado a asumir el concepto más global de la Diversidad.

 

Existen innumerables definiciones individuales de la diversidad, pero todas ellas tienen en común lo siguiente:

- Valorar las cualidades humanas distintas de las propias, que se manifiestan en otros individuos y grupos.

- Centrarse en un conjunto de cualidades más amplio que la raza y el género.

- Fomentar unos lugares de trabajo que respeten e integren las diferencias.

- Reconocer las contribuciones singulares que puede aportar cada individuo.  

 

Las empresas de todo el mundo tratan cada vez más de valorar la diversidad, no sólo de manera retórica, sino también en sus actividades como empleadores, clientes y dirigentes comunitarios. El éxito en la gestión de la diversidad en el lugar de trabajo se considera cada vez más como una parte esencial del resultado empresarial, y constituye un indicador de la calidad de la gestión de los dirigentes empresariales.

 

Existe un debate considerable a escala mundial acerca de la justificación empresarial de la diversidad y del mejor aprovechamiento de las contribuciones de grupos hasta ahora excluidos o infravalorados. Esto resulta aún más claro cuando va más allá de las relaciones públicas o del cumplimiento de la legislación, y justifica de hecho para la empresa nuevas maneras de desarrollar sus actividades y de enfocar el empleo.

 

Esto no significa que se renuncie al rendimiento o a la medición del éxito obtenido a través del trabajo, sino que se reconoce que la empresa será más eficaz si sabe aprovechar al máximo el talento y la experiencia que se encuentran a su alcance.

 

En términos políticos, las empresas se esfuerzan por introducir una mayor diversidad en sus lugares de trabajo. Las empresas también trabajan activamente para asegurar que la legislación se adapte al cambio de actitudes y expectativas, resulte práctica, flexible y proporcionada, y que se abandone la visión que considera que la ley es la única vía para avanzar en el cambio social. 

 

Los miembros de la OIE también se comprometen a prestar apoyo a sus comunidades empresariales para que incorporen la diversidad en sus lugares de trabajo, y para que elaboren políticas y prácticas en materia de diversidad que no se limiten a cumplir con la legislación vigente, sino que sirvan para que se realicen plenamente los beneficios operativos y de productividad.

 

La OIE se esfuerza por ofrecer apoyo a sus miembros en todos los países, en todas las fases de desarrollo, a fin de promover entre ellos una mayor conciencia de los beneficios ligados a la diversidad en el lugar de trabajo, y de dotarles de medios para adaptarse a la normativa nacional vinculada a este concepto.