fr
 
 

Últimas novedades

23

jun

"Yes" to diverse forms of work, "No" to new forms of exploitation: Sweden's Employment Minister advises IOE Forum

   Leer más

12

may

La OIE representa a las empresas en los debates sobre diálogo social, desarrollo sostenible y el futuro del trabajo en Ankara

   Leer más

10

may

Los expertos en materia de empleo de la Unión Africana exhortan a los gobiernos a apoyar a la Fundación Jobs for Africa (en inglés)

   Leer más

8

may

La Cumbre de Interlocutores Sociales en Argel lanza un llamado a la acción para la implementación del Libro Blanco para el empleo en África (en inglés)

   Leer más

Contacto en la OIE

Jean Dejardin
Línea directa: +41 22 929 00 13

Diálogo social

El diálogo social es un término que se utiliza para definir la naturaleza de los debates que tienen lugar entre los representantes de las organizaciones de empleadores, las organizaciones de trabajadores y los gobiernos, especialmente en lo que respecta a los debates de política laboral y social, tanto en el seno de la OIT como en el plano nacional. Este modelo tripartito ha guiado los métodos de trabajo y la gobernanza de la OIT desde su creación.

La fuerza del diálogo social reside en la representatividad de las organizaciones de trabajadores y de empleadores a la hora de implicarse con los gobiernos y entre sí en nombre de unos mandantes legítimos, es decir, sus miembros. En la actualidad, algunos cuestionan esa "exclusividad". Otros actores de la sociedad también tratan de hacerse oír. Los empleadores no se oponen a que otros actores contribuyan a los debates nacionales, pero muchas de estas voces no tienen la legitimidad representativa de que gozan los actores tradicionales, y a menudo no está claro en nombre de quién hablan. Su integración no debe hacerse a costa del diálogo social.

El diálogo social permite obtener consensos, lo cual permite a su vez a los gobiernos implicarse con actores sociales reales que cuentan con la legitimidad necesaria para adoptar decisiones.

En los últimos años, se ha hecho más necesaria esta obtención de consensos ante el cambio económico y social. Ello ha dado lugar al establecimiento de una comunicación más regular y sustancial de la OIE con la Confederación Sindical Internacional (CSI) y las federaciones sindicales mundiales (FSM), tras comprobar las partes la necesidad de efectuar un trabajo en ámbitos de interés común, con miras a la mejora de la situación de las empresas, así como para la creación y el mantenimiento del empleo y la protección de los trabajadores.